Figura A
Figura B
Figura C

Descubrimiento de los haces neurovasculares y nervios cavernosos

En 1944, complementando las técnicas clásicas de disección con los cortes seriados histotopográficos, publica sus primeros trabajos sobre anatomía quirúrgica prostatoperineal.

En ellos describe las «columnas nerviosas que costean las porciones laterales de la próstata y que son una emanación del plexo hipogástrico» (Figura A) y escribe:

«En cada uno de los cuatro ángulos del rectángulo que forma la celda prostática (Figura B) se observa un paquete vasculonervioso. Estos paquetes vasculonerviosos son los que llevan los vasos y nervios destinados a la inervación e irrigación de la próstata, uretra membranosa y nervios erectores». Más adelante dice: «Por la disección se puede conseguir poner en evidencia esta columna nerviosa hasta su llegada al núcleo del perineo; pero, más allá, el ojo humano no puede seguir estas finísimas fibras nerviosas. Pero por medio de los cortes histotopográficos, podemos seguir el trayecto de estos nervios y ver que una parte de ellos termina en la porción anterior del recto perineal y otra parte, la más importante, se dirige hacia abajo y hacia delante, costeando las partes laterales del esfínter externo de la uretra membranosa; otros atraviesan este músculo siguiendo el intersticio que los separa de la glándula de Cowper (Figura C) viniendo a confluir los nervios de cada lado en la parte anterior e inferior del esfínter externo a nivel del ligamento de Henle para venir a terminar acompañando las arterias cavernosas del miembro en el tejido eréctil de los cuerpos cavernosos».

("Anatomía quirúrgica prostatoperineal". En: Patología Urogenital. Cáncer de próstata. Barcelona:. Ed. Miguel Servet, 1944; pp. 338, 412-413).



José María Gil-Vernet Sedó
Centro de Urología Gil-Vernet